Como especialistas en la instalación de automatismos industriales queremos dedicar este artículo a mostrar algunas de las averías más frecuentes que sufren las puertas automáticas y que, en la mayoría de los casos, podrían evitarse fácilmente realizando con cierta frecuencia pequeñas tareas de mantenimiento y limpieza. Aunque las tareas pueden variar en función del modelo de puerta instalada, te presentamos las más frecuentes y recomendadas para casi todos los modelos.

Es conveniente, cada dos o tres meses, revisar el estado de lubricación de los rieles y correderas por los que se deslizan las puertas automáticas y engrasar perfectamente las bisagras, la cerradura y el pestillo con lo que evitaremos ruidos molestos y, sobre todo, un desgaste excesivo de las piezas.

Por nuestra experiencia en la reparación de automatismos industriales sabemos que algunos insectos y pequeños roedores, especialmente a finales del verano, se esconden en motores y cuadros de maniobra buscando calor, provocando el funcionamiento anómalo o incluso su parada. Además de revisar que no hay ningún bicho en su interior, es conveniente repasar el estado de las juntas y tapar bien cada hueco para que no entren.

Uno de los mayores enemigos de las puertas automáticas es la humedad. Hay que comprobar regularmente la estanqueidad perfecta de los motores y los cuadros colocados a la intemperie pues, las juntas, con el paso del tiempo y la acción de los agentes atmosféricos pueden estropearse seriamente.

Desde Mafrisur queremos ayudarte a cuidar y mantener en perfecto estado las puertas automáticas de tu garaje para mantenerlas libres de averías y problemas.