Como especialistas en automatismos industriales en Sevilla, una de las llamadas que más frecuentemente tenemos que atender es esa que realiza uno de nuestros clientes que, tras varios intentos con el mando a distancia, no consigue que la puerta de su garaje o del almacén se abra. Seguro que a ti también te ha pasado que pulsas una y otra vez el botón y la puerta no responde.

Antes de coger el teléfono para llamar al servicio de reparaciones de automatismos industriales en Sevilla deberías hacer unas pequeñas comprobaciones porque el problema puede tener una solución muy sencilla. La primera comprobación es si las pilas del mando tienen suficiente carga. No puedes hacerte idea de la cantidad de avisos a los que hemos tenido que acudir sólo porque el mando se había quedado sin pilas. La mayoría de los mandos cuentan con un pequeño piloto que, al apretar alguno de sus botones, se ilumina con un LED de color rojo. Si tu luz no se enciende, o lo hace con poca intensidad, tienes que cambiar las pilas. 

El siguiente paso es comprobar si llega corriente al motor. A veces, una sobrecarga de tensión o, simplemente, un corte de energía dejan sin corriente al motor, lo que impide que se ponga en funcionamiento. Puede ser que el cuadro eléctrico, alguno de los interruptores está bajado. Puede ocurrir también que un objeto, una bicicleta, por ejemplo, esté apoyada sobre la puerta, o que el exceso de suciedad en los carriles por los que se debería deslizar la puerta sea lo que impide su apertura. Retirado el obstáculo, limpio el riel, el problema está resuelto.

Si después de estas comprobaciones, la puerta sigue sin responder es el momento de ponerte en contacto con Mafrisur para que uno de nuestros equipos busque el origen del problema y resolverlo lo antes posible.